Firefighters helping a resident out from a building destroyed by bombs in spring 2022. Photo provided by the Ukraine State Emergency Services.
21 Sep 2022

Bajo fuego - Reportaje especial sobre los equipos de primera intervención en Ucrania

Aunque no estén en primera línea de la acción militar, están bajo constante amenaza de ataque. Todo el trabajo que realizan lo hacen bajo un peligro constante para sus vidas...

Un alto cargo del Servicio Estatal de Emergencias de Ucrania habló esta primavera con el NFPA Journal sobre las realidades a las que se enfrentan los bomberos en zonas de guerra.

Entrevista realizada y editada por Jesse Roman / NFPA Journal.
La entrevista se realizó en una reunión especial facilitada con ayuda del CTIF. El resultado fue este artículo, publicado en la edición de verano de NFPA Journal, que amablemente nos han permitido volver a publicar. El artículo se reproduce aquí con el permiso de NFPA Journal. Para ver el artículo original y las fotografías que lo acompañan, visite NFPA Journal en línea.

No hace mucho, ciudades como Kyiv, Kharkiv, Mariupoly Bucha no eran más que puntos en el mapa, lugares lejanos con los que la mayoría de nosotros no teníamos conexión y de los que sabíamos poco o nada. Hoy, estas y muchas otras ciudades de Ucrania se han convertido en nombres familiares, recordatorios siempre presentes de la guerra y la brutalidad.

Desde finales de febrero, cuando Rusia lanzó una invasión a gran escala de su vecino occidental, las imágenes de la destrucción en Ucrania se han vuelto ineludibles y cada vez más horribles. Entre ellas se incluyen rascacielos urbanos delineados por torres residenciales ennegrecidas y bombardeadas; mujeres embarazadas atrapadas bajo los escombros de un hospital de maternidad tras un ataque con misiles; una central nuclear envuelta en llamas tras un ataque ruso; y los cadáveres de civiles dejados boca abajo en una carretera rural tras la retirada de las fuerzas rusas.

Pero han surgido otras imágenes que captan la resistencia y la perseverancia de una nación que lucha contra un agresor más grande y mejor equipado. Muchas de estas imágenes incluyen incluso una chispa de inspiración: rescatadores del Servicio Estatal de Emergencias de Ucrania (SES) arriesgando sus vidas para salvar otras.

El servicio de emergencia ucraniano, que cuenta con 60.000 efectivos en todo el país, ha trabajado durante dos meses en condiciones inimaginables. Luchan contra incendios, excavan entre los escombros de edificios en ruinas en busca de supervivientes, retiran minas terrestres y recuperan a los muertos, todo ello mientras las fuerzas rusas les disparan y bombardean.

Más de 30 miembros han muerto en combate desde el comienzo de la guerra, según el SES. Al menos cinco de ellos han sido hechos prisioneros y casi 100 han resultado heridos.

No se puede exagerar la enormidad de su tarea. A mediados de abril, al menos 75.000 estructuras civiles habían sido destruidas por los bombardeos en todo el país, incluidas decenas de miles de viviendas y cientos de escuelas, hospitales, bibliotecas y edificios culturales, según la Kyiv School of Economics, que hace un seguimiento de los daños.

Hasta el 18 de abril, las Naciones Unidas habían confirmado la muerte de casi 2.000 civiles ucranianos, aunque la cifra real, admite la organización, "probablemente sea considerablemente mayor". De hecho, funcionarios regionales han afirmado que hasta 22.000 civiles pueden haber muerto ya sólo en la maltrecha ciudad de Mariupol.

El 20 de abril, Jesse Roman, redactor de la NFPA, habló con un alto cargo del SES, el general Volodymyr Demchuk, director del Departamento de Respuesta a Emergencias del servicio, en una entrevista facilitada a través de la red de la Asociación Internacional de Servicios de Bomberos CTIF. El coordinador de comunicación de CTIF , Bjorn Ulfsson, estuvo presente en la reunión en línea para representar a CTIF.

El General Demchuk habló a través de un traductor desde un estudio en la ciudad ucraniana occidental de Lviv. La conversación ha sido editada para mayor claridad.

Gracias por hablar conmigo. ¿Cuál es la situación actual de los servicios estatales de emergencia ucranianos?

"Nuestro país está formado por 25 regiones. Ayer [19 de abril], tres de esas regiones fueron alcanzadas por misiles de los ocupantes. Cada día, al menos un par de regiones de nuestro país son alcanzadas por las fuerzas rusas. Tenemos unas 300 unidades que responden diariamente a emergencias, lo que desgraciadamente incluye ataques con misiles contra muchas estructuras civiles, así como enormes instalaciones industriales. Todos nuestros rescatadores y miembros del servicio están de servicio todos los días y lo han estado desde el principio".

¿Qué papel desempeñan los rescatadores del SES en la respuesta a la guerra?

"Desde el 24 de febrero, cuando comenzó la invasión a gran escala de las fuerzas rusas, hemos apagado más de 6.600 incendios provocados por la guerra. Además de la extinción de incendios, hemos sido designados para desmantelar escombros y rescatar a personas atrapadas. Hoy se trabaja en cuatro regiones en la búsqueda de personas atrapadas bajo los escombros. Desde el comienzo de la invasión, nuestros servicios han rescatado a más de 800 personas. También han retirado los cadáveres de 897 personas de los edificios en ruinas.

Nuestro servicio también tiene la tarea de desminar-eliminar objetos explosivos. En total, desde el 24 de febrero, nuestras unidades de desminado han limpiado más de 12.000 hectáreas [46 millas cuadradas] de territorio en Ucrania y han retirado más de 70.000 artefactos. Desgraciadamente, los trabajos para limpiar nuestro territorio de minas continuarán durante mucho tiempo.

Por último, nuestras unidades prestan asistencia a los ciudadanos, suministrándoles agua y alimentos, incluso en las regiones peligrosas."

¿Qué consecuencias tiene todo esto para los intervinientes? ¿Cómo es su vida cotidiana?

"Los ocupantes, a pesar del derecho y las convenciones internacionales, golpean y bombardean a nuestros rescatadores y destruyen edificios y vehículos del SES. A pesar de la difícil situación y de los constantes bombardeos, nuestros equipos de rescate trabajan 24 horas al día, 7 días a la semana.

Aunque no están en primera línea de la acción militar, están bajo la amenaza constante de ataques. Todo el trabajo que realizan lo hacen bajo un peligro constante para sus vidas. Pero nuestros rescatadores tienen resiliencia y siempre están dispuestos a cumplir su tarea".

Me han dicho que las tropas rusas han atacado específicamente a los socorristas ucranianos. ¿Su personal ha sido atacado intencionadamente mientras trabaja?

"Todos los 33 rescatadores, en el momento en que fueron asesinados, estaban cumpliendo la tarea que se les había asignado. Murieron por los bombardeos y las balas. Esto incluye a los rescatadores que murieron realizando el trabajo de desminado. No dudamos en afirmar que estos miembros del personal fueron asesinados".

Se han destruido parques de bomberos, camiones y muchos otros equipos. ¿Cómo afectan esas pérdidas a su capacidad para llevar a cabo operaciones de rescate e incendios?

"En total, 123 parques de bomberos han sido destruidos debido a la invasión rusa. Más de 300 vehículos de bomberos han resultado total o parcialmente dañados. Estas pérdidas han tenido un impacto negativo en nuestra capacidad para cumplir nuestras tareas. Seguimos haciendo nuestro trabajo a pesar de todo, pero necesitamos el apoyo de nuestros socios internacionales. Esperamos mucho este apoyo".

¿Cuáles son sus mayores necesidades en estos momentos?

"Nuestras necesidades prioritarias son vehículos para las unidades de desminado. También necesitamos equipos como cascos y chalecos antibalas para equipar a nuestras unidades de desminado. Además, debido a la participación activa de nuestras unidades, tenemos una necesidad prioritaria de ropa de protección para bomberos, y necesitamos con urgencia camiones de bomberos.

Debido a la amenaza constante de que la Federación Rusa utilice armas químicas en Ucrania, necesitamos urgentemente protección respiratoria y ocular. Necesitamos equipos más modernos para vigilar el uso de armas químicas".

He leído que cientos de personas de todo el país se han ofrecido voluntarias para ayudar al SES. ¿De cuánto personal dispone hoy, en comparación con el comienzo de la guerra?

"Hoy el personal del Servicio Estatal de Emergencias de Ucrania asciende a unos 60.000 rescatadores. Además, durante las dos últimas semanas más de 10.000 voluntarios han mostrado su deseo de ayudarnos en esta labor. Y estamos trabajando para aumentar el número de unidades de desminado".

Tras más de siete semanas respondiendo a incidentes horribles en plena zona de guerra, ¿cómo describiría hoy la moral general del Servicio Estatal de Emergencias ucraniano?

"Nuestros rescatadores están dispuestos a cumplir todas las tareas asignadas a pesar del peligro que corren sus vidas. Están completamente preparados. Todos los socorristas se encuentran en sus lugares designados y siguen realizando sus tareas. Cada uno de ellos comprende que cada contribución que realiza es una parte de la contribución general a la existencia continuada de nuestro país."

La logística operativa de coordinar una respuesta tan grande y compleja en un país tan extenso parece desalentadora. ¿Cómo han gestionado la situación?

"A pesar de los retos, la gestión de nuestro sistema es estable. Mantenemos una comunicación constante con nuestros órganos de gestión y nuestras unidades, y si se produce alguna interrupción de la comunicación, hacemos todo lo posible por renovar la línea de comunicación. Desde el punto de vista logístico, en el territorio bajo control del ejército ucraniano no nos enfrentamos a grandes problemas. En cambio, en el territorio ocupado por Rusia, no podemos traer equipo ni personal adicional".

El SES ha dicho que hasta 3.500 intervinientes ucranianos se encuentran ahora en los territorios ocupados por Rusia. ¿Están en contacto con ellos? ¿Se les ha permitido continuar con su trabajo?

"Sí, estamos en contacto con muchas de estas unidades, pero no con todas. Según la información que recibimos de las unidades, no siempre se les permite cumplir con sus obligaciones. También hay muchos casos en los que Rusia capturó y se llevó nuestros vehículos".

Usted ha mencionado las necesidades urgentes de camiones y equipos. ¿Han empezado a ver que los gobiernos y las organizaciones de ayuda suministran ese equipamiento, o siguen esperando?

"Ya hemos recibido alguna ayuda y entrega de bienes de muchos socios internacionales. Los socios europeos y los miembros de la Unión Europea son probablemente los más activos."

Los equipos de respuesta de todo el mundo han estado muy atentos a la situación en Ucrania y a los esfuerzos de su organización. ¿Cómo pueden ayudar al SES?

"Les pido que no dejen de apoyar a Ucrania, porque lo necesitamos mucho en estos momentos. Quiero expresar mi gratitud por todo el apoyo que recibimos de la comunidad internacional, incluida la ayuda de voluntarios de Estados Unidos que trabajan en la región de Kiev en el desmantelamiento de escombros. Ese apoyo nos da la sensación de que ganaremos. Sólo con la ayuda y el apoyo de la comunidad internacional podremos ganar".

(Las cifras a las que se hace referencia en este artículo reflejan datos oficiales de finales de la primavera de 2022. Las cifras actuales son naturalmente más altas a medida que avanza la guerra).

NFPA Journal agradece a CTIF la ayuda prestada para la redacción de este artículo:

Esta entrevista ha sido posible gracias al apoyo logístico de la Asociación Internacional de Servicios contra Incendios y de Rescate (CTIF), una organización mundial cuya misión es trabajar para comprender mejor y mejorar continuamente las condiciones de trabajo de los bomberos de todo el mundo.

Lea la historia original en el NFPA Journal Aquí