Drawing of the Bolshoi Theatre in Russia.
07 Sep 2021

La extraordinaria historia del fuego que protege uno de los mayores monumentos antiguos de Rusia

El Teatro Bolshoi... Más que amor

En este artículo, facilitado por nuestro Comité Nacional CTIF en Rusia, presentamos los exhaustivos trabajos de seguridad contra incendios realizados en uno de los monumentos más prestigiosos del país: el Teatro Bolshói.

Texto de Evgeny Doyan, Alexey Lezhnin
Fotos de Vladimir Smolyakov, del archivo de la redacción y de fuentes libres

Gran historia, gran atención, grandes oportunidades, gran responsabilidad. Esta última ya no tiene que ver con el teatro, sino con los bomberos que lo han mantenido a salvo de incendios y otras calamidades durante 85 años. Y si reflexionan sobre ello, si sienten el frescor y el sobrecogimiento que invaden a todos los que se encuentran bajo esas cúpulas legendarias, lo entenderán: el Cuerpo de Bomberos del 86 no es, en absoluto, una división corriente.

"Estas instalaciones son un patrimonio cultural de nuestro país, su legado histórico, no te puedes acostumbrar a ellas, y cada uno de nosotros es consciente de su responsabilidad personal", afirma Vladimir Sotskov, Jefe de la Sección de Prevención de Incendios.

Cuando estás en el edificio histórico, te das cuenta de que este lugar tiene más de dos siglos. Aquí se celebraron las fiestas de coronación de Alejandro II, y aquí se excluyó de la fiesta a Galina Vishnevskaya. Los emperadores visitaron estos vestíbulos, e incluso ahora acuden aquí altos cargos públicos, diplomáticos y delegaciones extranjeras. No basta con conocer las características estructurales del edificio: siempre hay que tener en cuenta el lugar en el que uno se encuentra y el prestigio de su trabajo.

Técnicamente, no es sólo el Teatro Bolshói el que está bajo la protección de la 86ª División, sino el conjunto de sus edificios principales, que incluyen la Casa Khomyakov, de cuatro plantas, como edificio de servicio en la calle Petrovka, y dos edificios en la calle Kopievsky Lane: uno es un edificio administrativo de siete plantas, el otro es un edificio de ingeniería casi discreto. Hay una estación de bombeo que abastece las tuberías de agua contra incendios y de servicio, subestaciones eléctricas de transformación y distribución, cámaras de ventilación de aire y una planta enfriadora que dan servicio al complejo del Teatro Bolshói, que también incluye el edificio del Nuevo Escenario del Teatro Bolshói en la calle Bolshaya Dmitrovka. En el edificio histórico, en sus diez plantas sobre rasante y cinco subterráneas, hay espacio para dos auditorios, el foso de la orquesta, tres grandes salas de ensayo y muchas salas de servicio grandes y pequeñas equipadas con sistemas de protección contra incendios de última generación.

Cada uno de los edificios del complejo tiene su propia disposición enmarañada, sus propios almacenes subterráneos, sus propias características y riesgos de incendio.

El personal del 86º Cuerpo de Bomberos protege todo este esplendor: vigila el cumplimiento de los requisitos de seguridad contra incendios de cada instalación, se encarga de la seguridad contra incendios durante los actos multitudinarios, imparte formación práctica sobre la evacuación forzosa del personal y los espectadores en caso de incendio, se ocupa del mantenimiento preventivo contra incendios de las instalaciones. Pero el primer y principal amor de esta división es, por supuesto, el Teatro Académico Estatal Bolshói.

The interior of the Bolshoi Theatre in Russia.
The interior of the Bolshoi Theatre in Russia.

A través de

La División Paramilitar contra Incendios para la protección del Teatro Bolshói fue fundada el 21 de mayo de 1935. Desde entonces, esta división ha estado indisolublemente ligada a la principal escena clásica de nuestro país. Sus combatientes custodiaron el Teatro Bolshói en los trágicos días de 1941, cuando las fuerzas aéreas enemigas lanzaron cientos de bombas incendiarias sobre la ciudad erizada de cañones antiaéreos. Los miembros de la división de bomberos extinguían regularmente las bombas sobre el edificio del teatro y los tejados de las casas adyacentes.

Sin embargo, el 28 de octubre de 1941 un bombardero irrumpió en Moscú y arrojó una bomba de alto poder explosivo de 500 kg sobre el Teatro Bolshói, que voló entre las columnas bajo el frontón del pórtico, atravesó el muro de la fachada y explotó en el vestíbulo. La explosión causó daños considerables en el edificio, derrumbando parcialmente el muro de la fachada principal y las losas del vestíbulo, destrozando la balaustrada y los peldaños de la gran escalera. El bombero paramilitar Yakov Tyunikov pereció. Los bomberos, que también estaban de servicio, se dedicaron a combatir los numerosos incendios que se declararon en el lugar de la explosión, impidiendo que se propagaran aún más. El recuerdo del caído Yakov Tyunikov está inmortalizado en la placa conmemorativa del Teatro Bolshói.

Un hogar cultural

Las historias sobre el Teatro Bolshói son interminables, pero las historias sobre los incendios del Teatro Bolshói son aún más largas. El único problema es que todos los "trucos", detalles y curiosidades históricas se han discutido, tamizado y seleccionado a fondo hace mucho tiempo, y cualquier recuento sería una nimiedad de lo aprendido.

Se sabe que el 28 de marzo de 1776, el fiscal provincial príncipe Pyotr Urusov, recibió el más alto permiso de la emperatriz Catalina II para mantener representaciones teatrales de todo tipo, incluyendo conciertos y mascaradas. Sin embargo, el príncipe no tuvo éxito en el campo del arte, y prefirió ceder las responsabilidades a un empresario inglés, Maddox, que construyó en 1780 el teatro, bautizado por los moscovitas como Teatro Petrovski.

Sin embargo, tras un cuarto de siglo en pie, el edificio se incendió, y en 1808 el talentoso arquitecto Carlo Rossi construyó un nuevo edificio para el teatro en la plaza Arbat, que se perdió en el incendio de Moscú de 1812. El siguiente intento se realizó en 1825, de nuevo en la plaza Petrovskaya, por el arquitecto Osip Bove (Joseph Bové). El resultado "asombró por su magnificencia y grandiosidad, y cautivó la vista por la proporcionalidad de las partes, en las que la ligereza se unía a la grandeza". Fue un proyecto brillante y una realización maravillosa, pero el 11 de marzo de 1853 el fuego lo destruyó todo, excepto las columnas del pórtico y un par de muros de carga.

"Después del siniestro, entré en el interior del teatro para ver la sala. ¡Qué imagen tan triste y majestuosa al mismo tiempo! Era un esqueleto, pero el esqueleto de un gigante, que inspiraba un respeto involuntario. Estas reliquias hablaban en voz alta de la gloria pasada, de la grandeza de antaño. Se dice que el auditorio después del incendio era muy parecido a las ruinas del Coliseo romano...", escribió el director del Teatro Maly, S.I. Solovyov.

El incendio que destruyó el mejor teatro de la capital fue objeto de una minuciosa investigación, pero no se revelaron más detalles significativos que el hecho de que el hogar se encontraba "en un armario junto a la escalera, a la derecha del escenario". No había bomberos en el teatro. Los bomberos llegaban sólo durante las representaciones, a veces se quedaban allí toda la noche, pero los días que no había representaciones, y también por las mañanas, sólo estaban allí los tramoyistas y otros sirvientes del Melpómene.

El nuevo edificio del Teatro Bolshói, diseñado por Alberto Kavos, se construyó según el principio de "cinco años en tres años": era necesario ponerse al día con la coronación programada de Alejandro II. Sin embargo, Kavos no se limitó a reconstruir el teatro, sino que consiguió unas características acústicas perfectas del auditorio, cambió el semicírculo de su escenario, aumentó el arco del portal del escenario, profundizó y amplió el foso de la orquesta.

En 1870 apareció en el Teatro Bolshói una enorme araña que se convirtió en uno de sus símbolos. El diámetro de esta estructura de tres niveles es de 6,5 metros y su altura de 8,5 metros. El peso de la construcción, con elementos dorados y colgantes de tracería, es de 2300 kg. Originalmente, la araña del principal escenario histórico era de velas, luego de aceite, más tarde de gas y no fue hasta 1893 cuando pasó a ser eléctrica.

La creación de Kavos se hizo aún más grande y monumental, y su decoración en oro carmesí asombró la imaginación del público más exigente. Todas estas sedas, tapices, arañas, espejos y escaleras, todas estas musas y gracias... El público adoraba las extravagancias y adoraba su Teatro Bolshói Imperial, pero el 13 de marzo de 1917 se convirtió en el Teatro Bolshói Estatal.

Lenin tenía su propia visión del mundo que le rodeaba. Lenin amaba el cine. Así que exigió a sus compañeros de partido el cierre total del Teatro Bolshói y, cuando no estuvieron de acuerdo con él, consiguió una reducción del préstamo estatal para su mantenimiento. Sin embargo, los bolcheviques aprendieron rápidamente a utilizar el espacio útil del edificio para celebrar congresos y convenciones. El teatro recibió el título de teatro académico, y desde su escenario se anunció la creación del nuevo país.

Un día se hizo evidente que el Teatro Académico Estatal Bolshói necesitaba urgentemente una reconstrucción a gran escala, que tras sus méritos arquitectónicos y éxitos artísticos se escondía un deterioro del edificio del 70%, que todos los sistemas de ingeniería estaban obsoletos y debían sustituirse por completo, que apenas era posible seguir trabajando debido a la escasez de locales y espacio. Detenido en el umbral del nuevo milenio, había que renovarlo por completo: morir, resucitar y empezar otra vida.

Durante muchas décadas, el Teatro Bolshói no ha dejado de deleitar, asombrar, fascinar y atraer. Durante muchas décadas ha permanecido como orgullo y patrimonio, como cuerno y criterio. Y durante todos estos años, el personal del 86º Cuerpo de Bomberos estuvo pendiente de su bienestar, de su increíble vida escénica.

La casa está llena...

Si una reparación equivale a tres incendios, ¿a qué equivale la reconstrucción? ¿Y qué decimos entonces de la reconstrucción multiplicada por la restauración?

En 2005, los autores del proyecto se enfrentaron a una difícil tarea: conservar el aspecto histórico del edificio como monumento arquitectónico, pero dotar al teatro de nuevos locales. Por lo tanto, se decidió llevar a cabo una restauración a fondo del auditorio y realizar una reconstrucción global del escenario con el desarrollo del espacio subterráneo y su posterior saturación con equipamiento tecnológico moderno.

En otras palabras, era necesario añadir a la grandeza del pasado los avances técnicos de nuestro tiempo y las buenas perspectivas de futuro. En la página web oficial del Teatro Bolshói se decía de forma bastante épica: "Cada día trabajaban en el edificio más de tres mil quinientos profesionales, de los cuales cerca de mil eran restauradores".

Losbomberos tienen sus propios recuerdos "entrañables" de aquella época, porque durante los seis años de restauración, aquí podía pasar cualquier cosa. El mero hecho de elevar el gigantesco edificio del teatro y colocarlo sobre pilotes provisionales es la mitad de la batalla. El hecho de que cavaran un foso de cimentación de veinte metros bajo su parte escénica tampoco es gran cosa. Pero cien mil fuegos artificiales homologados y vigilados es cosa seria. Y decenas de fuegos detectados a tiempo y liquidados de inmediato tampoco son ninguna broma.

El teatroes un "hogar" terriblemente complicado y problemático: de cara al exterior se divide en un escenario con salas de maquillaje y un auditorio con sala de control. En realidad, el teatro es su taller, camerinos, salas de montaje, salas de costura, salas de atrezzo y otros armarios junto a las escaleras, donde siempre hay mucha gente, telas, serrín, pinturas y desorden creativo.

El Teatro Bolshói tiene muchas más cosas de estas. Uno de sus complejos de almacenes, destinado a guardar decorados y atrezo, es el más grande de Europa. Pero hay que reconocer que el teatro tampoco es un teatro cualquiera. Por eso el telón de seguridad contra incendios pesa aquí 20 toneladas, y la escotilla diseñada para liberar el humo del escenario pesa 70 toneladas.

Y así ocurre con todo aquí: si hay un sistema de aviso de incendios, tendrá 9864 detectores de última generación, si hay un sistema de alarma contra incendios, tendrá 1200 detectores, y si hay un sistema de extinción de incendios por agua, tendrá 580 armarios hidrantes y 4000 aspersores de riego y rociadores, además, un tercio de ellos protegen la parte histórica sobre el suelo del teatro y pertenecen a la tubería de agua a alta presión de agua pulverizada fina.

"Se puede suministrar a una presión de hasta 140 atmósferas, por lo que la salida son partículas muy finas con una enorme capacidad de absorción de calor en comparación con las gotas de agua ordinarias", explica el Jefe del 86º Cuerpo de Bomberos, Vladimir Litvinov.

Además, el edificio principal del Teatro Bolshói Académico Estatal está equipado con sistemas de extracción de humos, sobrepresión de aire, gas, rociadores y sistemas de extinción de incendios por aspersión. Por último, cuando se activa el sistema de protección contra incendios, las cerraduras electromagnéticas de las puertas cortafuegos se abren automáticamente y los 15 ascensores se dirigen a la planta de evacuación.

"Antes, todos los espectadores del público entraban por tres entradas centrales. Ahora hay ocho entradas, y la evacuación es posible a través de 15 entradas. La cuestión de separar el flujo de personas durante las evacuaciones es extremadamente importante para garantizar la seguridad contra incendios", explica el Jefe del Departamento, que subraya que la formación sobre evacuación forzosa de trabajadores y artistas del teatro en caso de incendio se imparte dos veces al año.

Quizá el mayor logro de los autores del proyecto haya sido la recuperación del sonido. Gracias a la maestría del arquitecto Alberto Kavos, el Teatro Bolshói era uno de los mejores teatros en cuanto a su acústica. Sin embargo, debido a las posteriores reparaciones de emergencia y a la sustitución de las estructuras de ingeniería, se perdió esa acústica única. En el siglo XXI se restauró el sonido, pero la madera volvió con él".

Una caja de resonancia de madera en la estructura del foso de la orquesta, un techo reflejado de madera sobre el auditorio, losas de suelo, balcones, vigas voladizas y butacas", enumera el Jefe del Departamento. - Además, para mejorar las características acústicas del auditorio hemos revestido las paredes con paneles acústicos de abeto.

Interior view of the Bolshoi Theatre in Russia

La carga de fuego es muy alta, sobre todo teniendo en cuenta los cientos de aparatos eléctricos, kilómetros de cables y otros equipos.

No hay ningún problema con la protección contra incendios. Por ejemplo, todos los elementos de madera del suelo se hicieron ignífugos.

"Yo personalmente tomé muestras y comprobé su inflamabilidad", dice el Jefe de Departamento, "es un tratamiento de muy alta calidad".

Otra preocupación constante de los inspectores del 86º Cuerpo de Bomberos es la inspección y el análisis de los decorados. Hay escenografías nuevas y viejas olvidadas, pero si han pasado más de tres meses desde la última inspección de inflamabilidad, hay que repetirla. Todas las muestras de escenografía de repertorio nuevo o actual son quemadas sin piedad por el personal de la división para verificar que cumplen las características declaradas de riesgo de incendio.

Antes había cuatro estrenos teatrales al año, pero ahora el número se ha multiplicado.

"Y la escenografía también ha cambiado", dice el Jefe del Departamento.

"La época del cartón piedra ha pasado; ahora, si necesitas un armario como decorado teatral, construyes un armario en lugar de dibujarlo; si necesitas un vestíbulo con columnas, construyes un vestíbulo; si necesitas un vagón de pasajeros de ferrocarril a escala 1:1, construyes un vagón de aspecto natural". Aquí es donde surgen los problemas, porque las estructuras volumétricas y complejas deben desmontarse y trasladarse rápidamente, por lo que los decorados de teatro deben ser ligeros. Pero los materiales ligeros son, como de costumbre, inflamables. Por eso todos los decorados se someten a un tratamiento ignífugo".

La nueva vida del Teatro Bolshói

El Teatro Bolshói es siempre la quintaesencia. De la cuadriga de Apolo en el frontón a las trifulcas de la élite entre bastidores, del brillo dorado del palco del Zar a Schepkin y Chaliapin, Ulanova y Grigorovich, de su estatus imperial a dos órdenes de Lenin, de "Vida por el Zar" a "Espartaco" y "El Cascanueces", de los incendios que lo destruyeron sin piedad a la reconstrucción por valor de 35.000 millones de rublos.

El proyecto se hizo realidad: renacido del polvo de los pozos de construcción y del silencio de los talleres de restauración, el Teatro Bolshói pasó a formar parte de nuestro mundo lleno de efectos especiales, gráficos por ordenador y electrónica que controla mecanismos gigantes y pequeños con la precisión con que la naturaleza controla los reflujos y las crecidas. El Teatro Bolshói ha pasado a formar parte del mundo moderno.