Both the police and fire service attended the fire on Ytterøyningen (image: Corvus)
13 Jan 2020

La explosión en un transbordador híbrido a baterías noruego pudo deberse al sistema de extinción de incendios

Un sistema de extinción de incendios por agua de mar que se había instalado como medida de seguridad adicional en el transbordador noruego de baterías híbridas Ytterøyningen puede haber contribuido a una explosión ocurrida en el transbordador el 11 de octubre, informa ShipInsight.com.

 
Foto: (Arriba) Tanto la policía como los bomberos acudieron al incendio del Ytterøyningen (imagen: Corvus)

 

Según un informe preliminar sobre los incidentes, publicado a mediados de diciembre por el proveedor de baterías Corvus, la explosión se produjo tras un incendio a bordo la noche anterior. Aún se desconoce la causa de la explosión.

Doce personas tuvieron que recibir atención médica después de que dos de los bomberos presentaran síntomas como dolores de cabeza y picores. Permanecieron en observación durante uno o dos días en el hospital. En total, hubo 12 personas expuestas a los gases emitidos por las baterías de litio.

Supuestamente, el tamaño del banco de baterías era equivalente al de 20 o más coches eléctricos Tesla.

En este momento, es probable que no haya motivos para creer que los bomberos locales hicieran nada mal al entrar en el buque. Sin embargo, es probable que se pueda concluir que, teniendo en cuenta que la explosión se produjo una vez extinguido el incendio y después de que las baterías se hubieran enfriado, el equipo de bomberos corría un riesgo mortal inminente de verse atrapado en la explosión si ésta se hubiera producido antes, mientras el incendio seguía activo.

El CTIF esperará a recibir el informe oficial y volverá a tratar esta historia después de ponerse en contacto con las autoridades de bomberos de Escandinavia que tengan información sobre el incidente.

 

"Aunque se trataba de un pequeño transbordador local que cubría una ruta corta en el oeste de Noruega y el incendio se detectó cuando el buque estaba a sólo 200 metros de su amarradero, en el que atracó sin problemas, creo que este incidente merece la atención de todo el mundo. Con los sistemas de energía híbrida de baterías cada vez más comunes y la expectativa de que ocuparán un lugar importante en el camino hacia el transporte marítimo con cero emisiones de carbono, un incendio y una explosión que involucran baterías deberían alertar a los diseñadores y operadores de sistemas de que esta no es una opción libre de riesgos ", escribió Paul Gunton el 23 de diciembre de 2019.

 

Sin embargo, según ShipInsight..com, "este fue el primer incendio en un ferry de baterías en Noruega y tal vez deberíamos estar agradecidos de que esta "llamada de atención" haya ocurrido en un barco más pequeño en lugar de en un gran barco de pasajeros lejos en el mar."

El ferry, Ytterøyningen, no estaba utilizando sus baterías en ese momento, porque habían sido desconectadas para realizar trabajos de mantenimiento en su sistema de refrigeración. Una portavoz de Corvus declaró a ShipInsight.com que, antes del incidente, el personal de mantenimiento había sometido el sistema de refrigeración a una prueba de presión con aire y lo había llenado de refrigerante.

El informe no explica por qué fue necesario realizar estas tareas de mantenimiento: las baterías y su sistema de refrigeración habían sido instalados por el cercano astillero Westcon de Ølen apenas cuatro meses antes. El astillero había vuelto a entregar el buque en junio de este año tras la conversión a su sistema híbrido de baterías, y el transbordador fue remolcado hasta allí el mismo día de la explosión para que comenzaran las investigaciones.

En lugar de sus baterías, los motores diésel del transbordador mantenían su servicio habitual cuando, a primera hora de la tarde del 10 de octubre, se declaró un incendio en el compartimento de las baterías. En ese momento se encontraba cerca de su punto de atraque en Sydnes, en la isla de Halsnøy, y el buque pudo atracar sin problemas y las 15 personas que iban a bordo "desembarcaron según lo previsto", señala el informe de Corvus. Se había producido "un pequeño incendio que fue extinguido".

Según una noticia local de la época, el incendio se notificó a la policía a las 18.40 y se controló poco después de las 21.00. Los bomberos permanecieron en el lugar durante toda la noche. Al día siguiente, hacia las 07.00 horas, se produjo una gran explosión en la sala de conmutación adyacente, añadió el servicio de noticias.

En su declaración de la semana pasada, Corvus dijo que la causa de la explosión "aún debe concluirse como resultado de una investigación adicional". En esa investigación participa, entre otros, la policía y, aunque tanto la sociedad de clasificación DNV GL como la Autoridad Marítima Noruega (NMA) han respaldado la versión de Corvus, la NMA dijo en un comunicado la semana pasada que le gustaría "considerar el informe del Servicio Nacional Noruego de Investigación Criminal antes de sacar nuestra conclusión."

El sistema de rociadores que Corvus cree que pudo desempeñar un papel importante se había instalado para complementar el sistema de extinción de incendios por gas inerte Novec 1230 del buque, que también se había activado durante el incendio. La teoría de Corvus es que el agua salada puede haber provocado cortocircuitos en el sistema eléctrico. Se desconoce si un rociador de agua dulce habría evitado los cortocircuitos.

Aunque la causa de la explosión sigue siendo incierta, el incendio se comprende mejor. "La investigación y los resultados obtenidos hasta ahora muestran que lo más probable es que el incendio se debiera a una fuga de refrigerante de una junta del sistema de almacenamiento de energía refrigerado por líquido Corvus y que se tratara de un suceso aislado", dice el informe.

Esta junta debería haber sellado la placa de refrigeración fuera de un módulo de la batería, pero se descubrió que estaba torcida, aunque todavía no se puede confirmar si eso fue resultado de "trabajos de servicio recientes en el sistema de refrigeración o si fue causado por otras razones", añade.

Esa fuga "creó arcos entre los componentes eléctricos, a tensiones de 10.00 VCC, lo que provocó un incendio alimentado por los componentes de etilenglicol del refrigerante y el calentamiento externo de los módulos de la batería", según el informe. Subraya que fue el arco eléctrico lo que provocó el incendio inicial y que las baterías no entraron en cortocircuito.

Lamentablemente, debido a los trabajos de mantenimiento, las baterías no estaban conectadas a los sistemas del buque, por lo que no se enviaron señales a través del sistema de alarma del barco. Sin embargo, el informe ofrece una conclusión positiva: el sistema de seguridad Corvus de aislamiento térmico pasivo monocelular "funcionó según lo previsto y diseñado, limitando con toda probabilidad los daños causados por el incendio".

Alvestad sigue confiando en que "las baterías no suponen un riesgo mayor que otras fuentes de energía más convencionales en los transbordadores".

Sin embargo, dijo, este incidente "demuestra la importancia de trabajar continuamente en la introducción de mejoras en lo que respecta a las rutinas y las medidas de seguridad" y predijo que las conclusiones del informe final "serán contribuciones importantes al trabajo continuado sobre la introducción progresiva de nuevas tecnologías."

 

“We need to make sure this cannot happen again,” said Corvus’ chief executive Geir Bjørkeli (image: Corvus)

“We need to make sure this cannot happen again,” said Corvus’ chief executive Geir Bjørkeli (image: Corvus)